Anuncios y miseria

¿A quién se le ocurre que un jubilado puede vivir con $ 16.000?

La canasta básica de jubilados era de $ 37.815 en octubre pasado. Con el nuevo aumento los que cobran la mínima no llega ni a cobrar ni la mitad.

Viernes 14 de febrero | 21:56

En la Argentina cuestionar que un jubilado pueda dedicar su vida a descansar dignamente luego de décadas de trabajo parece que esta fuera de lugar. Esto parece desprenderse de las resoluciones concretas que viene llevando adelante el gobierno bajo el plan de "Solidaridad Social y Reactivación Productiva".

"Dialogar" con los especuladores a billetazo limpio sigue siendo la norma por más que la mayoría de los jubilados y jubiladas siga cobrando una verdadera miseria en relación a lo que necesitarían para vivir dignamente.

Este viernes, en conferencia de prensa el Presidente Alberto Fernandez -junto con Alejandro Vanoli (Anses) y Luana Volnovich (PAMI)- presentó el aumento jubilatorio que correrá desde el mes de marzo. Este corresponde a un 13 % para el sector de jubilaciones mas bajas, mientras que el sector que cobra algo más de la mínima (desde $ 16.200) percibirá aumentos aún menores.

Te puede interesar: Jubilaciones: el ajuste empieza a partir de $ 16.200

En su discurso, Fernandez afirmó: “Nosotros tenemos la responsabilidad de mejorar la situación de nuestros jubilados, lo hicimos porque trabajamos fiscalmente pero no nos olvidamos la responsabilidad con los jubilados (…) es porque nosotros vamos a tener en cuenta a los que más necesitan antes que a los especuladores. No estoy haciendo otra cosa que lo que me comprometí en campaña”. Llamativas declaraciones.

Con las medidas que vino aplicando en estos meses el gobierno de Fernández, los bancos no vieron afectadas sus ganancias. Los grandes especuladores tampoco parecen ir perdiendo. Al punto tal de que en la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof terminó pagando dólar sobre dólar, mientras los docentes vieron postergados sus aumentos.

Ahora el gobierno, con el nuevo aumento jubilatorio, resuelve que los que reciben mayores aumentos en términos porcentuales pasen a cobrar la cifra $ 15.891,60. Una cifra que bien lejos está de la canasta básica de jubilados, cuya última actualización la ubicaba en $ 37.815. Esto era en octubre pasado. Eso quiere decir que ya está bastante más arriba.

¿A quién se le ocurre que un jubilado pueda vivir con $ 16.000 entonces?

En el discurso presidencial sostienen no priorizar a los especuladores. Pero mientras millones de jubilados en Argentina tienen que conformarse o sentirse satisfechos por percibir un ingreso de pobreza, los bancos se han llevado un aproximado a 600.000 salarios en ganancias durante cada mes del año pasado. Estos intereses, como el del conjunto de los especuladores (podríamos nombrar acá a los acreedores de la Argentina o a los dueños del campo),no son afectados en la política del gobierno para generar un ingreso elemental que saque a los jubilados de esta situación.

Desde la izquierda no nos conformarnos con un reparto de la miseria que queda luego de "cumplir" con los especuladores. Planteamos otra alternativa, que partiendo del no pago de una deuda externa usuraria, ilegal, ilegítima y fraudulenta y de atacar las ganancias de quienes se enriquecieron en todos estos años de macrismo, ponga como una prioridad central el derecho de cualquier jubilado a percibir un ingreso equivalente al 82 % móvil y llevar adelante una vida realmente digna.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO