Mundo Obrero

GANANCIA CAPITALISTA

El chantaje de Mondelez al desnudo: remarcación, suspensiones masivas y “ventajita” impositiva

Maniobras de una gigante de la alimentación, que amenazó con suspensiones masivas, presentó de un preventivo de crisis trucho, y consiguió del Estado un ahorro millonario en cargas sociales. Pero según sus estados contables, no hay crisis a la vista y goza de buena salud.

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo

Martín Schabas

Contador Público

Martes 3 de diciembre de 2019 | 23:27

La alimenticia Mondelez (ex Kraft) filial argentina de la multinacional Mondelez Internacional -primer productora mundial de chocolates y galletitas y el segundo productor de chicles- fue noticia la semana pasada, a raíz de un pedido de procedimiento preventivo de crisis (PPC), que de aprobarse permitiría a la empresa despedir y suspender a un “costo” menor.

Podés leer: Trabajadoras de Mondelez rechazan el Preventivo de Crisis

Ante la situación nacional de profunda recesión, con caídas constantes en la actividad industrial y en el consumo, Mondelez no ha parado de aplicar maniobras buscando trasladar los costos de la crisis o bien sobre los trabajadores o sobre los consumidores, resguardando sus márgenes de ganancia.

Primero, contando con la complicidad del gobierno macrista, que en estos 4 años no ha dejado de beneficiar a las empresas. Mondelez tiene una importante participación en el mercado alimenticio, principalmente en la producción de golosina y por lo tanto es formadora de precios. Algunas de las marcas más conocidas de sus productos son: Milka, Tita, Rhodesia y Mantecol, Cadbury, Toblerone, las galletitas Pepitos, Melba, Oreo, y las premezclas de postres Royal, y los jugos Tang y Clight.

Al igual que otras empresas líderes en consumo masivo, tras las elecciones de octubre enviaron listados para remarcación de los precios cercanos al 15 %. Lo mismo había sucedido luego de las PASO en agosto.

Podés leer: Remarcación de precios: ¿alguien quiere pensar en nuestros sueldos?

Luego, argumentando una baja en las ventas, Mondelez amenazó con aplicar un plan de suspensiones masivas que afectaría a 500 trabajadores de sus plantas ubicadas en General Pacheco y Victoria (GBA), en las cuales trabajan 2.400 empleadxs en total. Quedando fuera de este anuncio la planta de Villa Mercedes (San Luis), donde trabajan alrededor de 300 empleadxs.

El broche final de este chantaje fue el beneficio otorgado por el Estado a Mondelez, que para paliar la supuesta crisis no pagará cargas sociales por 6 meses.

Tomás Suarez trabajador de Mondelez (Victoria) y de la agrupación Bordó remarcó: "Y no solo no pagará cargas sociales de los 500 que quería suspender, sino del conjunto de los trabajadores, que somos casi dos mil. Estamos hablando de millones de pesos que se ahorra la empresa en el marco de que no tiene ninguna crisis, de que no la pudo demostrar. Pero el error que nosotros le marcamos al sindicato, de Daer en particular que fue el que encabezó las negociaciones, fue que en el acta firmada, en un principio se rechaza el Preventivo de Crisis mientras la empresa lo propone como salida (...) El sindicato termina aceptando la propuesta."

Los estados contables de Mondelez bajo la lupa

Si se observan los estados contables que presenta la empresa, los signos de esta “crisis” que estaría transitando la filial argentina, deberían estar a la vista, veamos:

Toda corporación que realiza oferta pública de acciones, es decir, que cotizan en bolsas internacionales está obligada a presentar estados financieros trimestrales. Esta es una herramienta para mostrar el desempeño económico y atraer inversores. En el tercer trimestre de 2019, Mondelez Internacional obtuvo ingresos por u$s 6.355 millones a nivel mundial, y por u$s 736 millones en la región Latinoamericana.

Considerando los indicadores financieros, la empresa no refleja ninguna adversidad, ocurrida ni cercana. Su utilidad neta o ganancia en este período fue de u$s 1.423 millones. Mientras el retorno por acción es de u$s 0.98, los flujos de efectivo son crecientes y el margen de utilidad neta es de 14%, es decir, un margen sobre ventas muy bueno. Por cada dólar que vende 0,14 centavos de dólar son ganancia neta libre de impuestos, cubriendo todos los gastos y costos. En el mismo sentido, las acciones de Mondelez que cotizan en Wall Street aumentaron más de un 17 % en un año, pasando de u$s 45 por acción (3/12/18) a u$s 52,84 por acción (2/12/19).

Entonces, ¿qué ocurre con Argentina? ¿Se refleja la supuesta crisis en los estados financieros del grupo? En las notas que acompañan los estados financieros existe una aclaración sobre el contexto inflacionario, que influye en la medición contable. Es decir que la mención se limita a una cuestión técnica sobre normas de exposición financiera. Nada alerta sobre una crisis o un peligro en la situación financiera.

Respecto a los estados contables de Mondelez Argentina según la consultora Nosis, ocurre algo similar, la empresa goza de perfecta salud financiera.

Entre 2017 y 2018 no ha demostrado ni un solo día de atraso en el pago de obligaciones tributarias, comerciales o financieras. Su liquidez es suficiente para cumplir con sus obligaciones de corto plazo. Ninguno de los cheques emitidos en estos últimos 2 años, ha sido rechazado por ninguna entidad bancaria. Se puede confirmar que la situación financiera de la empresa, es saludable: Mondelez puede cumplir con las obligaciones que tiene y que proyecta un nivel de confianza alto sobre su situación futura próxima.

Por otro lado, la empresa argumentó una caída en el volumen de ventas, ¿qué dice la información contable sobre esto? Siendo que Mondelez Argentina no tiene la obligación de presentar sus balances para acceso público, la información que presentan para inversores muchas veces no es completa. Respecto a las ventas entre el ejercicio del año 2017 y el de 2018 se observa un ajuste por inflación en este último, es decir, existe un cambio en la metodología de registro que imposibilita la comparación.

Aún así, si miramos las planillas de Nosis se refleja que en 2018 ventas netas subieron de 10.300 millones de pesos en 2016 a 12.039 millones de pesos en 2017, a 17.800 millones pesos en 2018. La evolución de las ventas aumentó entre el 2017 y el 2018 en un 48,6%. Y su patrimonio neto aumentó un 251, 2%.

El presidente de Mondelez Cono Sur, aseguró que en 2018 “la facturación de Mondelez a nivel mundial es de 26.000 millones de dólares de los cuales Argentina es un 2 o 3 %.” Partiendo de los balances oficiales, para 2019 se proyecta que la firma global facture cerca de u$s 25.300 millones, de este dato podemos inferir que el aporte de la filial argentina al grupo equivale a u$s 630 millones o $ 41.600 millones, es decir, ingresos millonarios que dan por tierra la “crisis” que argumenta y más que duplican los $ 17.200 millones de pesos de 2018.

En toda “crisis”, una oportunidad de negocios

Luego de aplicar fuertes remarcaciones de precios para hacer frente a la inflación sin ningún tipo de control por parte del Estado, y tras el chantaje de aplicar suspensiones masivas, la multinacional consiguió una ventaja impositiva: por 6 meses no pagará cargas sociales, es decir financiará su supuesta “crisis” con la plata de los jubilados.

Te puede interesar: La "crisis" de Mondelez la pagarán con plata de los jubilados: Macri y Daer aceptaron el chantaje de la multinacional

El sistema integrado previsional argentino (SIPA) tiene por objetivo recaudar los fondos correspondientes al ANSES, que son utilizados para el pago de jubilaciones, pensiones y otras prestaciones de seguridad social. Las fuentes de financiación son, a grandes rasgos dos:

1-Por un lado, los aportes que realizan lxs trabajadores a través de los descuentos del 14% que se le efectúan en sus recibos de haberes.

2-Por otro lado, las empresas (empleadores) realizan contribuciones adicionales del 19,50% de la masa salarial de sus empleadxs a este sistema. De este modo, el empleador deposita el dinero retenido a sus empleadxs, junto con las sumas que le corresponde contribuir. Este último pago es el que se le permitió omitir en un 90% a la multinacional, de modo que depositará el 100% de los aportes retenidos al personal pero solo el 10% de las contribuciones que le corresponderían.

A la luz de esto, es fácil notar que se trata de una transferencia de recursos del ANSES al bolsillo de la compañía, según estimaciones que pudo realizar el equipo de La Izquierda Diario, en virtud de los salarios medios del sector y la dotación total de la empresa, el ahorro impositivo superaría los 150 millones de pesos. Ganancia pura a los bolsillos de la empresa.

Lorena Gentile trabajadora de Mondelez (Pacheco) y de la agrupación Bordó remarcaba frente a este chantaje: “...a nosotros nos sigue pareciendo un fraude, y nos parece mucho más escandaloso que le hayan dado desde el Gobierno exenciones impositivas a esta empresa sin que hayan tenido que demostrar nada, con lo cual el 90% de los aportes que tienen que hacer durante los siguientes seis meses, van a estar eximidos. ¿Y eso que quiere decir? que lo va a poner el Estado Argentino, o sea el Estado poniendo plata para sostener a una empresa multinacional Norteamericana que ha presentado un Preventivo de Crisis fraudulento."

Podés ver: [Video] Trabajadores de Mondelez denuncian en TeleSUR el falso preventivo de crisis de la empresa

Por la apertura de los libros contables para evitar el fraude patronal

Sin fundamento alguno que de lugar al pedido de PPC ¿qué puede llevar a una empresa a presentar un pedido de suspensión de personal, que tuvo como resultado la adjudicación de un beneficio impositivo? Una baja en la producción o en las ventas podría haber sido amortiguado por la capacidad económica de la empresa, sin prender todas las alarmas de una posible quiebra de la empresa.

Indudablemente, esta gran mentira patronal tiene un sólo objetivo, que sus ganancias no retrocedan. Las grandes empresas tienen en su staff especialistas altamente experimentadxs y capacitadxs para hacer lobby y obtener beneficios de las legislaciones locales. También cuentan con profesionales que se encargan de dibujar los balances contables, muchas veces las pérdidas son ficticias. Las empresas multinacionales utilizan distintos mecanismos como los precios de transfrencia o préstamos intra firmas para remitir utilidades (o fugar capitales) eludiendo las regulaciones fiscales.

Para poner fin a este chantaje es preciso exigir la apertura de los libros de contabilidad, y así evitar las quiebras fraudulentas que hacen peligrar las fuentes laborales. Esta sería una medida muy importante en el actual contexto de crisis económica nacional, para defender los puestos laborales que incluya la prohibición de los despidos, y la autogestión por sus trabajadores de toda fábrica que cierre. Medidas que se aglutinen alrededor de un programa para que la crisis la paguen los capitalistas.

Te puede interesar: Medidas urgentes: que la crisis no la paguen el pueblo trabajador y la juventud







Temas relacionados

Preventivo de Crisis   /    Ganancias   /    Suspensiones   /    Ajuste   /    Despidos   /    Mondelez-Kraft   /    Economía Nacional   /    Mundo Obrero   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO