Economía

COMBUSTIBLES

Para el presidente de YPF, la nafta debería subir un 10 % más

En línea con los intereses de las petroleras, Guillermo Nielsen había planteado la necesidad de "recomponer" los precios del sector. Por el momento se postergaron los aumentos de las naftas, pero no se revirtió el último incremento de 5 % realizado días antes de la asunción de Fernández.

Martes 31 de diciembre de 2019 | 00:17

Guillermo Nielsen había planteado la necesidad de "recomponer" los precios del sector pretrolero. Según el titular de YPF existe un retraso del 15 % respecto a los costos.

Por el momento se postergaron los aumentos de los combustibles y el Gobierno presenta este hecho en forma demagógica como un intento por evitar la suba de precios y tarifas. Pero no se revirtió el último incremento de 5 % en los precios de las naftas, aplicado días antes de la asunción de Alberto Fernández.

El primero de diciembre último se había producido el último incremento, luego de publicarse una actualización del impuesto a los combustibles. Sumado al alza de los biocombustibles, desembocó en nuevos aumentos en los surtidores que rondaron el 5 % y 6 %.

Desde el punto de vista de las empresas petroleras, el Gobierno arrancó su gestión con enormes gestos de resguardo a sus ganancias, a pesar de haber sido unos de los verdaderos sectores "privilegiados" durante el gobierno de Macri. El impulso a la ley de emergencia ("ley de solidaridad social y reactivación productiva") finalmente aprobada en el Congreso, contempló una disminución de las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos de 12 % al 8 %.

Te puede interesar: Regalo de Navidad: este 25 festejan las mineras, las petroleras y los mercados

Luego de ello vetó la suba de regalías hidrocarburíferas a las petroleras, el único veto presidencial a un artículo de la ley de emergencia.

Posteriormente convocó a las provincias petroleras la semana pasada, desde la Subsecretaría de Hidrocarburos, para analizar los "desafíos" que enfrenta el sector. Debe recordarse el lugar central que tiene para el Gobierno el impulso a la extracción de petróleo y gas no convencional en el yacimiento de Vaca Muerta en Neuquén, en continuidad con los lineamientos de la gestión macrista.

Fernández planteó durante su campaña electoral, e incluso luego de haber sido presidente electo, que no es posible que las tarifas estén dolarizadas, aunque tampoco confirmó que desdolarizaría las mismas. Allí empiezan a manifestarse las primeras contradicciones con los planes del designado presidente de YPF, Guillermo Nielsen, para quien los precios están entre un 10 % y un 15 % desfazados respecto de sus costos.

Esto no es otra cosa que un nivel similar a la brecha entre el incremento de los combustibles acumulado en 2019, del orden del 41 % (incluso con el congelamiento de 90 días dispuesto por Macri tras su derrota en las PASO), y la devaluación del peso, cercana al 60 %. Se trata del propio argumento esgrimido por las petroleras, que poco hablan del fuerte rezago salarial (en relación con el dólar y en relación con la inflación interna) y de las ventajas que la devaluación trajo sobre su ecuación de ganancias.

Tampoco se dice mucho de la enorme diferencia entre la disparada de precios de los combustibles en la Argentina y la suba del barril de petróleo a nivel internacional, que fue sólo de 15 % en todo 2019.

Las petroleras tienen mucho para festejar a medida que avanza en conocerse la economía política del gobierno de Fernández, pero no pierden ocasión en presionar para continuar amasando enormes ganancias. Cuentan para ello con Guillermo Nielsen como importante aliado al frente de YPF y con una orientación de política económica declaradamente exportadora y primario extractivista.







Temas relacionados

Guillermo Nielsen   /    YPF   /    Combustible   /    Precios   /    Nafta   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO